blog trilingüe

Portada de la Panorámica poética de Extremadura

Portada de la Panorámica poética de Extremadura

Hasta ahora, cualquiera que llegase a Extremadura (o cualquier persona que viva aquí) y se interesase por cuál ha sido la poesía que se había escrito en en toda su Historia, tenía que acudir a muy diversas fuentes, todas ellas dispersas en revistas culturales, artículos de periódico, fondos bibliográficos, actas de congresos, antologías parciales por épocas, separatas, libros editados y reeditados de distintas maneras, antologías didácticas para escolares… con lo que tener una visión global y una panorámica de la evolución de la poesía que se ha venido escribiendo en Extremadura y por extremeños fuera de la región era poco menos que un puzzle de grandes dimensiones, piezas de distinto tamaño, textura y color con una serie de lagunas irresolubles. No se trata de hacer una panorámica de una literatura regional o regionalista aislada, idea que en siglos no ha existido, sino de qué es lo que hemos podido aportar desde aquí a la literatura y concretamente a la poesía de la Península Ibérica. La poesía hecha en Extremadura y por extremeños se relaciona mayoritariamente con la evolución de la poesía castellana, pero tampoco podemos olvidar los lazos que ha habido con la poesía portuguesa. En un estudio de nuestro autor sobre la Revista Gévora aparecen nombres ilustres de la literatura portuguesa en ella como por ejemplo el de Miguel Torga. Pero tampoco fue Extremadura ajena al auge de la creación en las otras lenguas de la península, con su aportación en habla extremeña, el castúo. Por lo tanto, estamos ante una panorámica de un territorio, pero no aislado de su contexto general.

A lo largo del siglo XX, especialmente en el último tramo, sí ha habido un especial interés en que quedara para la historia las pequeñas parcelas en que tratamos dividir el pedazo de Historia en el que vivimos, mediante diversas antologías (Abierto al aire, Diez años de poesía en Extremadura, Antología didáctica, entre algunas otras…), como si nuestro siglo (incluyendo al anterior, es decir el XX) fuera tan importante como todos los anteriores juntos. Este libro no es una excepción ya que el siglo XX ocupa la mayor parte de él. Otros estudios como los realizados en la Universidad de Extremadura o críticos literarios como Manuel Pecellín también han aportado al estudio de otras épocas concretas.

Antonio Salguero ha tratado de encajar dicho puzzle desde muy atrás, comenzando por el siglo I y hasta prácticamente hoy mismo. Desde su labor de investigador ha tratado de unir en una sola panorámica, una labor realmente ambiciosa que podrá ser obra de consulta para cualquiera que desee acceder a nuestra realidad e historia poéticas.

Su currículo como investigador y divulgador de la poesía en nuestra ciudad y nuestra región es ampliamente conocido. Además de su labor profesional en el IES Emerita Augusta y en la Universidad de Extremadura, su estudio ha trascendido su trabajo diario. Son conocidos sus libros y su tesis sobre Jesús Delgado Valhondo, del cual editó y divulgó su obra, su investigación sobre la histórica Revista Gévora y sus artículos para dar a conocer en la región y Mérida nuestra realidad poética. Además, en esta ciudad ha animado a la creación con sus primeras publicaciones de jóvenes poetas emeritenses y su contribución en la Tertulia Gallos Quiebran Albores.

Gracias a la labor más allá de la docencia de Antonio Salguero y muchas otras personas, conseguimos que nuestra historia trascienda. Esta ha sido acaso, una de las preocupaciones en la última parte del siglo XX y comienzos del presente siglo. Desconocemos qué quedará de este siglo dentro de 100 años o 300 años. Obras como la que presentamos, tienen vocación de perdurar y, al menos, a corto plazo, quienes nos dedicamos a la docencia agradecemos este valioso material al que siempre se podrá recurrir.

La singularidad de esta obra recae en el hecho de que no solo presenta lo que todo el mundo ha concebido como poesía hasta ahora. Salguero se va hasta el comienzo de nuestra era para empezar a investigar. Entonces podemos observar cómo la poesía estaba ya en la vida diaria de las personas, siempre ha formado parte de ella. Cuando se dice “que la tierra te sea leve” en una estela funeraria romana vemos un pensamiento poético en una sociedad tan rígidamente concebida como la romana. En el puente romano de Alcántara aparecía la inscripción: “Lacer, por arte más divina que humana,edificó esta puente / que durará tanto cuanto el mundo durare y él mismo”.

En la época medieval el oficio de la guerra se cruza con la poesía como en este bello poema de Abú Al-Hasan: “Creí ver entre las lanzas, / de su talle la esbeltez / y así –cuando se inclinaron / hacia mí– … ¡las abracé!”.

En la poesía aparece la sociedad y sus defectos, como en la sátira renacentista de Bartolomé Torres Naharro: “Ofenden traidores, y pagan leales; / y sirven los buenos, y medran los ruines. / ¡Benditos aquellos que miran los fines, / la vida y la muerte, y el cómo y el cuándo!”. Versos que podrían haber sido escritos en cualquier otro siglo, incluido, por qué no, el presente.

En el siglo XVII, donde el ingenio trataba de compensar la desesperanza, Catalina Ramírez de Guzmán hablaba de un banquete en estos términos: “Convidados a comer / nos sentamos a ayunar / y hacernos mortificar / es pensar sin merecer. / El desagravio he de hacer / merendando a dos carrillos / que a mis dientes y colmillos / temo que les dé calambre, / pues para matar el hambre / solo sirvieron cuchillos”.

En pleno neoclasicismo, Meléndez Valdés realiza un bonito juego sensual con el detalle de un lunar en la pálida piel de su amada (pálida, como era costumbre entre las damas de la época): “La noche y el día, / ¿qué tienen de igual ?/ ¿De dónde, donosa, / el lindo lunar / que sobre tu seno / se vino a posar? / ¿Cómo, di, la nieve / lleva mancha tal? / La noche y el día, ¿qué tienen de igual?

Presentación de la Panorámica poética en Extremadura

Presentación de la Panorámica poética en Extremadura

En pleno arrebato romántico, siglo XIX, cuando aparecían los primeros viajeros por placer, Vicente Barrantes habla así de la noche: “Aprieta el trotón el paso / al llegar al cementerio / grazna la corneja triste, / aúlla medroso el perro, / la luna se envuelve en nubes, / y hace la cruz el viajero; / que es un crimen en los vivos / el despertar de los muertos”.

Y entrando ya en el XX, Manuel Monterrey transmite al lector, con aire modernista, el sentimiento que produce el otoño: “¡La tristeza otoñal!… ¡Melancolía / reflejada en el alma de las cosas!…” Y Díez-Canedo, cuyos versos sobre Extremadura aparecen en la portada del libro, escapa de lo cotidiano para acercarse al vanguardismo escribiendo sobre dos modernos puentes: “Brooklyn apresa un río: frente alta, / hierro y piedra de torva catadura. / Washington, fino acróbata, lo salta, / todo luz de metal y línea pura”.

José María Valverde medita mediante la poesía sin olvidar lo que dejó atrás al tener que exiliarse: “Ahora te es ajeno hasta el paisaje: / no te habla a ti: hasta el pájaro y el árbol / y el río te escatiman las leyendas / que aquí envuelven sus nombres -en ti rótulos-.

Y en la vida de las gentes está la memoria, como cuenta Félix Grande al invitarnos a mirarnos en un espejo: “ Al fondo del espejo / verás, cuando seas viejo, / no tu cara de anciano, no los ojos / donde se te acumulan tus despojos, / no la ruina en que te hayas convertido, / no la misericordia del olvido / sino la entera historia / que habita en tu memoria / […] y termina diciendo: “y todo por haber amado tanto”.

Y el hoy mismo también es poesía, como expresa Irene Sánchez Carrón al dibujar a un personaje autómata de la vida, a punto de cruzar la calle: “Qué nostalgia infinita nos acecha / ahora que las ventanas solo son / rectángulos vacíos de cristal y madera / […] Qué pobre este ahorrar para luego / sin saber para cuándo, / y que las cosas ya no sean, / solo sirvan, / y que se cierren puertas para siempre, / y marcharme / con lo que quise haber dicho entre los labios“

Es la poesía una herramienta que refleja realidades, que lanza preguntas, que demanda al lector una respuesta, como en este poema de José María Cumbreño: “Mi abuelo puso una piedra / sobre la piedra / que había puesto su padre / Mi padre puso una piedra / sobre la piedra / que había puesto mi abuelo / Límite. Linde / Yo tengo una piedra en la mano”.

Y pues la poesía sirve de reflejo social y de costumbres, también Antonio Salguero considera necesario recurrir a la historia para enmarcar los pedazos literarios en los que (no sé si justamente, pero sí como necesidad) dividimos la poesía. Es de resaltar la síntesis de acontecimientos que realiza el autor del libro antes de cada periodo histórico. Tras leer los poemas podemos darnos cuenta de que no se puede desligar una cosa de la otra. Los poetas no viven la historia de la literatura, sino la historia de las gentes, forman parte de esa historia, de esa cotidianidad que nos envuelve. Por esto, poner límites es siempre difícil, (o demasiado fácil como en el poema de José Mª Cumbreño). Es cierto que hay poetas ligeramente desencuadrados de su marco histórico, bien porque su longevidad trascendió una época, o bien porque tardaron en madurar o en verse sobre el papel su obra y su nombre.

En definitiva, estamos ante una obra necesaria. Una obra que cubre lagunas y aúna estudios dispersos, facilita la búsqueda de nuevo material y anima a conocer más sobre poetas concretos y periodos no tan conocidos.

Antonio Salguero habla de su libro

Antonio Salguero nos comentó su libro

La investigación literaria nos ayuda a hacer perpetuar lo valioso. Y he aquí un ejemplo de otros muchos trabajos que se vienen haciendo y que ayudan a poner en valor lo existente en la historia de nuestra región, de la cultura aquí desarrollada y de la poesía aquí escrita. Gracias Antonio por tu trabajo realizado, un trabajo que no trata de coleccionar y guardar en un cajón de papel el tiempo de la poesía en Extremadura como un recuerdo o una antigualla, sino de mostrarlo a la luz y abrirlo de par en par para siempre.

Feria del Libro de Mérida

9 de junio de 2012

FRANCISCO JAVIER CARMONA CAMARERO.

Anuncios

Comentarios en: "PANORÁMICA POÉTICA EN EXTREMADURA por Antonio Salguero Carvajal: “Nuestra huella poética”" (4)

  1. Señor:
    Me parece exquisito su comentario. También he leído el de Álvaro Valverde.
    Mi problema es que he intentado a través de mi librería habitual (LAIE en Barcelona) obtener un ejemplar de este libro y me indican que, pese a que se presentó en en la Feria del Libro de Mérida a principios de junio, el libro no se comercializa por el momento. Evidentemente no es usted quien ha de ocuparse de estas cosas, pero como no encuentro forma o razón de saber cómo obtener el libro, me he atrevido a comentárselo, por si usted supiera la mejor forma de obtenerlo.
    Muchas gracias.
    Ramón Fernández Telenti

  2. En seguida me pongo en contacto con el mismo autor y le comunico la mejor forma de conseguirlo. Gracias por su interés.

    • Muchísimas gracias. Antonio me envió su libro que he recibido hoy.
      Gracias a usted, mantenemos desde entonces una correspondencia agradable e intensa.

      En el centro de Nicaragua, desde El Rama, parte un río que desemboca cerca del puerto de Bluefields. Se llama Río Escondido:

      «En la costa atlántica de Nicaragua, en donde el mar es Caribe, está Bluefields. Puede llegarse allí de dos formas, por el mar desde Corn Island, o bajando mansamente por el río Escondido. Luego, desde ese lugar, navegando todo un día en canoa hacia Waspan, se alcanza Bahía de Perlas.
      Tanto a la playa de Bluefields como a Bahía de Perlas llegan botellas de náufrago auténticas, con mensajes dentro, como éste que escribo. Dicen que es un capricho de la corriente marina que baja de Saint Kitts y Nevis, que es aprovechada por piratas y princesas.»

  3. Me alegra haber sabido dos cosas:

    UNA, que mi modesto blog (que espero enriquecer tras el verano) haya servido para alguien y para la difusión de la poesía…

    LA OTRA, conocer que mi río interior tiene un hermano gemelo físico y que desde ahora se sumará a la lista de deseos que mis ojos tienen por conocer. Gracias amigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: